Praga. Guía de viajes y turismo.

Transporte público

El transporte público en Praga está gestionado por la empresa Dopravní podnik Prahy (DPP), que incluye autobuses, metro y tranvías.

Transporte públicoEl transporte público en Praga está gestionado por la empresa Dopravní podnik Prahy (DPP). Está encargada de la gestión de autobuses, metro y tranvías.

Aunque Praga no es una ciudad excesivamente grande en cuanto a la zona más turística se refiere, puede ser útil movernos en transporte público dependiendo de las condiciones climatológicas o personales; o también del itinerario de la visita a la ciudad. También puede sernos de utilidad si el hotel en el que nos alojamos queda demasiado lejos de la parte más turística de Praga.

Existen diferentes tipos de tarifas en función de diferentes factores. Por ejemplo, la duración del billete: de 30 minutos a 72 horas. De la edad del viajero: adulto, niño, senior y fuera de edad. Es decir, de 0 a 6 años y por encima de 70 años. Este último grupo, en cualquier caso, viaja siempre de manera gratuita.

De esta forma, los precios van desde las 12 coronas checas de un billete de 30 minutos para niños y senior; a las 310 coronas checas de un billete de 3 días para cualquier tipo de viajero. Estas son las tarifas que más interesan a los turistas que llegan a Praga.

Los billetes se venden en máquinas puestas a tal efecto en estaciones de metro y en determinados puntos de la ciudad. También se venden en determinados centros de información, tiendas de venta tabaco y algunos otros comercios.

Los principales medios de transporte son los siguientes:

Transporte público en Praga y caminar para conocer la ciudad

Dependiendo del tipo de viajero, es bastante probable que no tengamos que usar ningún medio de transporte. Y es que la ciudad de Praga se puede y se debe conocer caminando. Porque la gran mayoría de las calles del casco histórico merecen la pena. Si el hotel que hemos elegido se encuentra en una zona céntrica, entonces será mejor moverse a pie. Sin embargo, si estuviese a las afueras, entonces lo mejor es hacer un uso combinado del autobús o el tranvía con las necesarias caminatas.

Las distancias entre la ciudad nueva y la vieja pueden ser considerables dependiendo del tipo de viajero. Pero igualmente parece necesario cruzar el Puente de Carlos a pie y no hacerlo bajo superficie. Eso dependerá también de los gustos de cada persona y de los esfuerzos físicos que pueda realizar. Algunas zonas de la ciudad nueva cuentan con rampas empinadas que pueden ser difíciles para gente con problemas de movilidad o problemas de salud.

Salir de la versión móvil