Cementerio judío

046 - Cementerio judío.JPGEl antiguo cementerio judío de la ciudad de Praga fue fundado en la primera mitad del siglo XV (año 1478) y ampliado ligeramente a lo largo de los años, aunque aún sigue reflejando el carácter que tenía en la Edad Media. Durante más de 300 años, fue el único lugar donde se permitía enterrar a los judíos de la ciudad.

Debido a la falta de espacio, los cuerpos debían ser enterrados unos encima de otros, llegando incluso a apilar hasta 12 cuerpos. En la actualidad, se pueden contar más de 12.000 lápidas y se estima que hay enterradas unas 100.000 personas. La tumba más antigua es la del poeta y estudioso Rabbi Avigdor Kara, de 1439, y el último entierro que tuvo lugar en este cementerio fue el de Moses Beck en 1787.

La persona más importante enterrada en el Viejo Cementerio Judío es sin duda el gran erudito religioso y pedagogo Jehuda Liwa ben Betzalel, conocido como el rabino Löw (fallecido en 1609), a quien la leyenda atribuye la creación de un ser artificial – el Golem. Entre otras personalidades enterradas en el Viejo Cementerio Judío están Mordejai Maisel, alcalde de la Ciudad Judía (fallecido en 1601), David Gans, erudito del Renacimiento, historiador, matemático y astrónomo (fallecido en 1613), Josef Shelomo Delmedigo, científico e historiador (fallecido en 1655) y David Oppenheim, rabino y coleccionista de manuscritos y textos impresos hebreos (fallecido en 1736).

Alrededor del cementerio podemos encontrar la sinagoga Pinkas, la segunda más antigua de Praga, así como la sinagoga Klausen y el museo de Artes Decorativas, además de una sala de ceremonias de estilo neorrománico y algún otro edificio sin importancia.

Forma parte de las visitas que ofrece el Museo Judío de Praga por todo el barrio, incluyendo también las sinagogas de los alrededores. Se puede obtener más información sobre los horarios de visita y los precios de las entradas en la página web del museo, que ofrece los datos más básicos en español.

  • El Tiempo

  • Hoteles

  • Facebook

  • Twitter